DE DÓNDE VENIMOS...

DE DÓNDE VENIMOS...
HAZ CLICK SOBRE LOS MÚSICOS PARA SABERLO TODO SOBRE FAUVE, LA PETITE SAUVAGE

No te pierdas

Corre hacia la luz

martes, 7 de septiembre de 2010

LOS ANIMALES CONQUISTAN LA NOVELA







Una de las ilustraciones de J. J. Grandville para su libro «Vida privada y pública de los animales».
De «Rebelión en la granja» a «Vida privada y pública de los animales», los seres a cuatro patas son literatura de primera.

BARCELONA- Desde las «Fábulas», de Esopo, a Apuleyo, que convirtió a su héroe, Lucio, en un asno, en sus «Metamorfosis», la literatura no ha podido resistirse a la tentación de humanizar a los animales. En el siglo XVII, Jean de la Fontaine perfeccionó la fábula moralizante hasta el insulto, con sapos y serpientes traicioneros, hipócritas y borrachos. Ya en el XIX, los graznidos, ladridos, rugidos y maullidos empezaron a ser comprensibles por todos con la excelente «Vida privada y pública de los animales», de J. J. Grandville, el mejor libro jamás realizado sobre cuadrúpedos, cuyas ilustraciones fueron inspiración para el surrealismo, las historias de Kafka y su «Metamorfosis», incluso para el gran Walt Disney.

El siglo XXI ama a los bichos

Grandville inventó una asemblea de animales en una sátira política que antecede un siglo a la «Rebelión en la granja», de George Orwell y que es diez veces más divertida. A partir de aquí, los animales empezaron a ser respetados como grandes personajes literarios, y en el verano de 2010, son la mejor lectura posible. Los hay «best sellers», como «Maldito Karma»,(Seix Barral) del alemán David Safier, con una presentadora de televisión reencarnada en hormiga. Los hay clásicos exóticos como «Soy un gato» (Impedimenta), del japonés Natsume Soseki. «Soy un gato, aunque todavía no tengo nombre», comienza la novela, escrita en los años 50, considerada la obra más divertida de toda la literatura japonesa.

También Seix Barral acaba de recuperar uno de los clásicos anglosajones del género, «La colina de Watership», de Richard Adams, que narra la aventura de unos conejos en busca de una nueva madriguera. La lista, a partir de aquí, es interminable. Tenemos a un perro que nos cuenta sus problemas con «Timbuktu», de Paul Auster. En «Palomas en el país de Rutabanga (Alfaguara), de Carl Sandburg, todo habla, no sólo los animales.

El cómic y la novela gráfica también han abusado de los animales para contar sus historias, aunque sean duras, como «Maus», (Mondadori), de Art Spiegelman, reconstrucción con ratones de un campo de exterminio nazi. Por no hablar de las tiras cómicas de los diarios. La más mítica de todas, sin duda, es «Krazy Kat», de George Herriman, que Planeta DeAgostini ha recuperado prácticamente de forma íntegra, con fans como Gertrude Stein, Ernest Hemingway o T. S. Elliot. «Hasta que uno no ama a un animal, parte de su alma no ha sido despertada», aseguraba Anatole France. Lo mismo se puede decir de la literatura. Hay que leer, animales.
Fuente: http://www.larazon.es/noticia/6447-los-animales-conquistan-la-novela

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fuente del artículo al final del mismo, aunque yo lo he encontrado en el blog de Alexia, LOS ANIMALES DE NUESTRA VIDA, que he descubierto hoy y que me encanta -y os recomiendo a todos por sus artículos tan interesantes, fotos graciosas, noticias curiosas, auténticos documentales en una sola entrada... y en particular por la denuncia que hace en la última entrada, publicada el 26 de agosto de 2010.

15 comentarios:

Marisilla dijo...

Gracias por tu comentario, me alegra que te haya gustado.
¿Has leído el de Rosa "putita" jajajajaja, ese es muy bueno!!!.
Un besote guapísima, he leído tu post del gatito y se me ha encogido el corazón.
Un besote.

Lola Mariné dijo...

Los animales estaban muy presentes en los cuentos y fábulas, como una forma de llegar a los niñ@s.

No sabía que tenias nuevo blog.
Bueno, ya te sigo.

Simone B dijo...

Ohhh tu también eres una amante de los gatos como yo, ¿son maravillosos verdad?..

Recuerdo que de pequeña tenía muchos libros de fábulas y mis preferidos eran los que tenían una fábula de animales y un dibujo maravillosos en cada página...hya no se suelen ver libros así.

Besos!!

Simone B dijo...

Querida Petite, creo que no discutiremos mucho porque estamos bastante de acuerdo jajaja.
Me quejo de los libros pero jamás me oiráis "no quejarme" de consolas y cosas así porque no soy nada consentidora y les compro lo justo y necesario jajajja, (si te cuento la guerra que tengo con su padre y la familia de su padre por este tema no acabo)..además soy de las que cuando empiezan el cole las echa de menos a rabiar aunque eso no quita que a veces me pongan de los nervios.

Además soy "pro-personas sin hijos" porque cada uno en la vida hace lo que quiere y puede opinar de lo que quiera, no porque se tengan hijos se sabe todo y no por no tenerlos no se sabe nada...hay una cosa que se llama empatía y con la que nos podemos poner en el lugar del otro sin haber vivido nosotros la experiencia.

Besos querida Petite...me encata tu nick, creoq ue ya te lo había dicho;)

jairo F.Quindós dijo...

El humanizar a los animales bien sea en novelas o en series televisivas siempre nos hace verlos de otra manera, ya no solo hablemos del respeto que les da la literatura, series como la abeja maya, willy fogg o los mosqueperros me hicieron ver el mundo animal de otra manera, por cierto Fauve gracias por visitarme y na, tenemos que ayudar a abacab con lo de el concurso de los nicks como lo ves?

CaraCola Light dijo...

HAce tiempo que venía yo pidiendo el protagonismo de los animales

Fauve, la petite sauvage dijo...

Iba a comentar antes que nadie que este artículo me ha parecido muy interesante por la intersección de dos de los campos que más me apasionan y fascinan: la literatura y los gatos, y por extensión o simplificación o concreción, los animales en la novela.
Iba a decir que sin embargo, nunca me han gustado los libros que he leído que trataban sobre animales.
Exceptuando los infantiles.
Exceptuando los que leí en la infancia.
Exceptuando Soseki, inmortal y tigre, de Sánchez Dragó.
Exceptuando los libros que tratan sobre el comportamiento animal y todo lo relacionado con ellos, que adoro leer incluso aunque encuentre cosas con las que no estoy de acuerdo.
Iba a decir cosas en esa línea, pero me habéis cambiado el tema completamente... ¡y me encanta! Ahora os contesto.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Marisilla, aún no he visto el rosa putita pero te has llevado mi punto y con todo el merecimiento; ahora, que estoy loca por verlo aunque no lo parezca al no haber pasado por allí para ello. Pero lo haré, lo haré. Me encantan tus ideas, tu positivismo y tu originalidad con tanto humor que siempre dan un chute de alegría. Y que a veces hace mucha falta.
Si le quieres decir algo a la "mamá" de los gatos, no tienes más que leer los comentarios y está su blog puesto; muchas gracias por lo que me toca.
¡Besos!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Lola, no había pensado en las fábulas, estupenda aportación, pero sí como dije en la literatura para los niños. No sé por qué es tan difícil en la de adultos. Recuerdo el perro de Virginia Woolf, en la época en que adoraba todas sus novelas... pero esa no me gustó, no.
Se acerca el día del parto, mucha suerte para ese nuevo Libra que está a punto de ver la luz...
El nuevo blog aún no existe aunque lo parezca, es un producto de tu imaginación, ajaajjajaj, pues aún no sé ni qué voy a hacer con él.
¡Besos!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Simone querida, qué alegría que también compartamos pasión por los gatos; vivo con dos que son mis dioses, un gato encontrado en la calle y una gata adoptada en una protectora, a los que nadie quería y que aquí son mi vida.
Yo también recuerdo esos libros, seguro que no compartimos infancia pero sí gustos; ahora hay también unos libros preciosos, es lo que tiene cada época: unas cosas mejores y otras peores, es lógico.
¡Besos!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Jairo, me encanta tu visión del asunto, que además comparto; quizás sea un buen hilo para tirar de él.

Respecto a Abacab, por supuesto; yo puse mi opinión en un tema pero no volví por allí es un rollo que no manden al correo las actualizaciones y eso, porque no doy abasto con tantos sitios y, aunque no me olvido, no sé dónde hay cosas para poder colaborar; si hay más, no dudes en contactar conmigo.
Y gracias por venir por aquí, no será por el puntito que te llevaste, ¿no? :P
¡Besos!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Caracola Light, a ver si en tus producciones tiene cabida algún bicho de esos Tobys de la vida a lo Rex o algo así, me encantaría verlo.
Muchas gracias por venir por aquí, los animales te lo agradecemos mucho porque te valoramos como si fueras de oro; qué digo: de platino ;-)

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ah, Simone, que me saltaba tu comentario pero creo que era de tu blog y no de éste, pues parece obvio que es la respuesta a mi comentario en el tuyo, ¿no?
En cualquier caso te diré: ¿no sabes que dicen que "dos no se pelean si uno no quiere?" Pues yo digo: "Dos se pelean si uno quiere"... ¡Y yo tengo unas ganas de pelear! XDDD
Con los padres y los libros de los hijos no quería generalizar y menos aún pretendía incluirte en el lote, pero gracias por el pelotilleo a los que no tenemos hijos porque no queremos o porque no hemos podido o porque la vida nos los ha negado; siempre es bueno recibir piropillos ;-)
Y gracias por lo de mi nick; por eso estoy tan enfadada con lo que le hicieron a Abacab: ¡porque iba a ganar yo!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Pensándolo bien, Platero yo cayó en mis manos en el momento perfecto que fue todo un tesoro del que muy pocos han podido disfrutar, y me acompañó y me acompaña toda la vida con sus cosas, y con su comienzo, que le cuento a Max que también es pequeño, peludo, suave, y tan blando por fuera que se diría todo de algodón, que no tiene huesos...
También muchos animales en películas, en libros, en series de la tele, en mil sitios donde no son los protagonistas como tales, pues quizás lo que no me gusta es la personificación de los animales (ni tampoco su cosificación); deben de ir por ahí los tiros...

Fauve, la petite sauvage dijo...

Cuando era pequeña veía Rin tin tín y quería un perro, veía Furia y quería un caballo, veía Alí Babá y los cuarenta ladrones ¡y quería un elefante! Creo que la aparición de los animales en el mundo de los niños es fundamental para que aprendan a amar lo que ya aman por instinto y naturaleza y los adultos les deformamos por miedos, muchas veces absurdos, y condicionamos para su futuro... y si pueden convivir con animales, mejor aún. Creo sinceramente que serán mejores personas si son educados en el respeto y el amor hacia ellos.